El COVID – 19 ha supuesto una época de cambios en todos los ámbitos de nuestra vida. En concreto, una de las mayores alteraciones producidas durante la pandemia ha sido en el mundo digital.

De esta manera, los mayores procesos de transformación digital se han llevado a cabo en múltiples organizaciones y negocios, que sin ninguna duda, han venido para quedarse.

Recordamos cómo las empresas  y organizaciones han tenido que afrontar grandes retos en pocas semanas.  El teletrabajo ha originado un gran impacto que va más allá de contar con los recursos y herramientas tecnológicas necesarias para hacerlo efectivo, si no que además implica una nueva forma de organizar el trabajo.

Dicha modalidad ha fomentado el trabajo en equipo; las nuevas tecnologías ayudan a la comunicación y a la interconexión entre los distintos departamentos facilitando las reuniones o demás eventos previstos. A su vez, se debe destacar el claro ahorro de costes que supone la automatización de procesos, que consigue reducir el tiempo empleado en la realización de las tareas, lo que conlleva a que las empresas sean mucho más productivas.

Por otra parte, una de las tendencias que más ha acelerado la pandemia ha sido la importancia de los datos. Muchas empresas ya basan sus decisiones en el Big Data y en la Inteligencia Artificial. Esto permite que las compañías hagan un análisis profundo de los datos, lo que facilita la toma correcta de las decisiones.

La transformación digital, clave de la mejora profesional y  empresarialActualidad Nebrija

Otros aspectos que se han ido incorporando las empresas con la transformación de los procesos han sido los siguientes:

  • Realidad virtual y aumentada: el número de eventos virtuales se ha visto incrementado dado las medidas de seguridad existentes y los problemas de desplazamiento. Este hecho ha dado lugar al desarrollo de entornos virtuales que pretenden simular espacios reales lo mejor posible. Asimismo, muchas firmas se benefician de esta modalidad de celebraciones ya que se ahorran un gran número de desplazamientos.
  • Formación online: la pandemia ha obligado a muchas compañías a ofrecer formación online a sus empleados. Las herramientas e-learning han permitido seguir desarrollando la formación de éstos con más facilidad.
  • Ciberseguridad: durante 2020, se han ocasionado un incremento de los ataques cibernéticos tanto a las empresas como a los particulares. La implementación de mecanismos de ciberseguridad ha experimentado una gran demanda para hacer frente a estos ataques.
  • Blockchain: es una de las tecnologías más populares para aquellos que impulsan procesos de transformación digital. Su uso en la gestión de la cadena de suministro cada vez es más frecuente, ya que aporta una gran transparencia y fiabilidad. Además admite verificar, actualizar y sustentar todos los datos de una red descentralizada e independiente eliminando terceros.
  • Omnicanalidad: es empleada por las empresas para mejorar las experiencias de sus clientes, permitiéndoles estar en contacto constante a través de múltiples canales al mismo tiempo; ubicaciones físicas, páginas web o RR.SS.
  • Chatbots: son softwares de inteligencia artificial capaz de simular una conversación con una persona que se implementan en las páginas web de los negocios. Tienen la capacidad de hablar y escuchar fonéticamente a los clientes y podrían pasar por personas en conversaciones muy restringidas, por lo que facilita la comunicación con los usuarios en todo momento.

Asimismo, estas herramientas han facilitado el trabajo de las empresas y han supuesto un gran cambio a la hora de plantear y conseguir sus objetivos.

La importancia de las personas en una transformación digital - ITSitio

Por otro lado, el comportamiento de los consumidores también ha cambiado  tras la pandemia.

En primer lugar, el consumidor es más infiel dada la constante aparición de propuestas en el mercado y la diversidad de ofertas que surgen. 

En segundo lugar, hay que destacar los cambios en las forma de relacionarse con las marcas; los productos ya no son suficiente para atraer a los consumidores, actualmente adquiere más importancia el cómo lo hacemos o el qué hacemos.

De la misma manera, las prioridades de demanda han cambiado, en los últimos años ha aumentado la conciencia sobre la responsabilidad social de las empresas y se les pide más transparencia y más honestidad en su forma de operar. La sostenibilidad es un valor que muchos negocios están implementando para aprovechar los recursos cercanos y conseguir un equilibrio entre el ámbito económico, social y ambiental de la compañía.

Como podemos comprobar, la transformación digital es un proceso que está en constante evolución. Las empresas que mejor se sepan adaptar a estos cambios  obtendrán mejores resultados y será más fácil cumplir los objetivos de negocio fijados. En ocasiones, es difícil mantenerse al día entre tanta actualización. Sin embargo, es importante hacerlo ya que implementar nuevas herramientas y técnicas digitales en tu trabajo tiene grandes ventajas. 

 

En Entremetidos estamos siempre al día…

¿Hablamos?