El, ya popular, Black Friday marca el inicio de la época de compras navideñas. Los consumidores llevan tiempo pensando necesidades y esperando a las ofertas de este día para comenzar las compras de navidad. Este año más, un año marcado por una pandemia que nos tiene en vilo para planificar nuestros planes navideños y podemos decir que nos ha hecho retrasar decisiones, las compras también.

 

¿Cómo nació el Black Friday y el Cyber Monday?

 

El término Black Friday surgió en Estados Unidos en los años 60. Tras el día de acción de gracias (último jueves de noviembre) donde los consumidores aprovecharon las vacaciones para ir de compras navideñas, lo que originó un
verdadero caos de tráfico por coincidir también con un importante partido de fútbol. De ahí que los cuerpos de seguridad acuñaran ese día como “viernes negro”. Aunque hay diversas teorías sobre esto, lo que es seguro es que en origen se
trataba de rebajas en tiendas físicas, en comercios minoristas, no en ventas online. Para eso se acuñó más adelante el Cyber Monday.

Para encontrar el origen del Cyber Monday hay que remontarse algo más de una década, concretamente hasta el 2005. Ese año, las empresas que disponían de e-commerce, aprovecharon el clima de consumo que había para lanzar unos
extraordinarios descuentos con los que el bolsillo del cliente notara un ahorro en la compra de los productos.

 

Black Friday y Cyber Monday en la actualidad

 

Como podéis observar hoy se ha desvirtualizado todo; no hacemos ya black friday sino black month o black week. Ya no se trata sólo de una excusa de ventas relacionada con el comercio minorista, sino que ya se asocia más a las ventas por
internet.

Un estudio de Google recoge que “un 27% de los consumidores españoles que suelen hacer sus compras del Black Friday en tiendas físicas dicen que no lo harán este año. Además, más de la mitad (51%) de los compradores españoles dicen que la pandemia influirá en su forma de hacer compras navideñas este año”

Nosotros queremos hacer un llamamiento a los consumidores a volver al origen, a trasladar sus compras a los pequeños comercios, a las tiendas de barrio que tanto lo necesitan. Y así, darle la vuelta al estudio de Google e invertir la tendencia 😉